MINREX: Gobierno de EEUU destina fondos millonarios para obstaculizar cooperaci贸n m茅dica cubana

La Habana, 30 ago.- El Ministerio de Relaciones Exteriores denuncia y condena en茅rgicamente la reciente agresi贸n contra Cuba del Gobierno de los Estados Unidos mediante un programa de la USAID destinado a financiar acciones y b煤squeda de informaci贸n para desacreditar y sabotear la cooperaci贸n internacional que presta Cuba en la esfera de la salud en decenas de pa铆ses y para beneficio de millones de personas. Es un empe帽o que se suma a las groseras presiones ejercidas contra varios gobiernos para obstaculizar la cooperaci贸n cubana y a esfuerzos anteriores de igual prop贸sito como el programa especial de 鈥減arole鈥 dirigido al robo de recursos humanos formados en Cuba.

El centro de la inmoral calumnia consiste en alegar, sin fundamento alguno, que Cuba incurre en la trata de personas o la pr谩ctica de la esclavitud y en pretender denigrar la meritoria labor que voluntariamente desarrollan y han desarrollado a lo largo de la historia cientos de miles de profesionales y t茅cnicos de la salud cubanos en varios pa铆ses, particularmente del Tercer Mundo.

Se trata de una injuria contra los programas bilaterales e intergubernamentales de cooperaci贸n, todos leg铆timamente establecidos entre el gobierno cubano y gobiernos de decenas de pa铆ses, que han sido consecuentes con las pautas de las Naciones Unidas referidas a la cooperaci贸n Sur-Sur y han respondido a los requerimientos de salud que esos propios gobiernos han definido soberanamente.

Es un atentado contra un esfuerzo solidario que ha recibido el reconocimiento de la comunidad internacional y el elogio espec铆fico de los m谩s altos directivos de las Naciones Unidas, de la Organizaci贸n Mundial de la Salud y de la Organizaci贸n Panamericana de la Salud.

Estas mentiras son reveladoras de la baja catadura moral del gobierno de los Estados Unidos y los pol铆ticos que se dedican al negocio de la agresi贸n a Cuba. La campa帽a cuenta con fondos millonarios y la complicidad de varios de los grandes medios de difusi贸n y, en particular, de reporteros inescrupulosos que sacrifican su supuesta imparcialidad y objetividad al servicio de los intereses pol铆ticos del gobierno de los Estados Unidos.

Durante d茅cadas y hasta hoy, en aquellas naciones con condiciones econ贸micas m谩s desfavorables, esa cooperaci贸n se ha brindado y se brinda como gesto solidario, cuyos gastos cubre Cuba pr谩cticamente en su totalidad. De igual modo y en l铆nea con las concepciones de las Naciones Unidas sobre la cooperaci贸n entre pa铆ses en desarrollo, esta se ofrece en varias naciones sobre la base de la complementariedad y la compensaci贸n parcial por los servicios prestados.

Consiste en un intercambio totalmente justo y leg铆timo entre pa铆ses en v铆as de desarrollo, muchos de los cuales cuentan con riquezas naturales, dimensiones econ贸micas o grados de desarrollo industrial superiores al de Cuba, pero carecen de los recursos humanos que nuestro Estado ha logrado generar; de profesionales abnegados y humanistas dispuestos por su propia voluntad a trabajar en las condiciones m谩s dif铆ciles; y de las concepciones de cobertura de salud que a帽os de experiencia exitosa nos han permitido edificar.

Los t茅cnicos y profesionales cubanos que participan en esos programas lo hacen absolutamente de manera libre y voluntaria. Durante el cumplimiento de su misi贸n, contin煤an recibiendo 铆ntegramente su salario en Cuba y disponen, adem谩s, de un estipendio en el pa铆s de destino, junto a otras formas de compensaci贸n.

En los casos en que Cuba recibe compensaci贸n por la cooperaci贸n prestada, esos colaboradores tienen el m茅rito de brindar un aporte altamente valioso, justo y totalmente leg铆timo para el financiamiento, la sostenibilidad y el desarrollo del sistema de salud masivo y gratuito que es accesible a todos y a cada uno de los cubanos, as铆 como para los programas de cooperaci贸n que se despliegan en muchas partes del mundo.

El acceso a la salud es un derecho humano y Estados Unidos comete un crimen al pretender negarlo u obstaculizarlo con motivos pol铆ticos o de agresi贸n.

Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

La Habana, 29 de agosto de 2019